CONDENA

INOCENTE CONDENADO

La justicia está en crisis y la presunción de inocencia ha pasado a un segundo plano. Las sentencias dictadas por “la íntima convicción”, las forzadas conformidades, la presión mediática pesan con más fuerza que la peligrosidad de condenar a un inocente.